Beneficios de la actividad física

BENEFICIOS PARA EL INDIVIDUO

  1. Fisiológicos inmediato
    • Mejora del sueño: se ha demostrado que la actividad física mejora la calidad y cantidad del sueño en las personas de cualquier edad.
    • Niveles de glucosa: la actividad física ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre.
    • Actividad de las catecolaminas: los niveles de adrenalina como los de noradrenalina son estimulados por la actividad física.
  2. Fisiológicos a largo plazo  
    • Capacidad de resistencia aeróbica cardiovascular: incrementos importantes en la mayoría de funciones cardiovasculares cuando se realiza una actividad física apropiada.
    • Mejoría de la fuerza y resistencia muscular: los individuos de todas las edades pueden beneficiarse de los programas de entrenamiento de la fuerza. El entrenamiento de la resistencia puede producir un impacto significativo en el mantenimiento de la capacidad de independencia de las personas mayores.
    • La flexibilidad: los ejercicios que estimulan el movimiento a través de todo el rango articular permiten preservar y restaurar la flexibilidad de los segmentos corporales.
    • Equilibrio y coordinación: la actividad física regular ayuda a prevenir y/o a posponer la incidencia de caídas asociada al declive del equilibrio y coordinación corporal.
    • Velocidad del movimiento: en sujetos mayores, es característica una moderación progresiva de los movimientos y desplazamientos por el entorno. Los individuos que son regularmente activos posponen el declive de estos efectos relacionados con la edad.
  3. Psicológicos inmediatos
    • Relajación: una actividad física apropiada mejora la relajación.
    • Reducción del estrés y la ansiedad: existen evidencias de que la actividad física regular produce una disminución del estrés y la ansiedad.
    • Incremento del estado de tranquilidad y calma: muchos pacientes muestran una mejoría en su estado de calma después de seguir un programa de actividad física.
  4. Psicológicos a largo plazo
    • Bienestar general: mejoras en todos los aspectos de función psicológica después de haber seguido un programa de larga duración.
    • Mejora de la salud mental: el ejercicio regular puede ser una importante contribución al tratamiento de enfermedades mentales, incluyendo la depresión y la ansiedad.
    • Mejoras cognitivas: la actividad física regular pospone el declive del sistema nervioso central y mejora el tiempo de reacción.
    • Capacidad de reacción y control motor: la actividad regular ayuda a prevenir y/o posponer el declive de la capacidad de reacción motora asociado a la edad.
    • Adquisición de habilidades: mayor facilidad para aprender nuevas habilidades y mejorar las ya adquiridas, independientemente de la edad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada